Make your own free website on Tripod.com








Ernesto Soltero

Socialistas del siglo XXI... el cuento y las cuentas del socialismo puntofijista














Ernesto Soltero





He creido en la izquierda por el bien que prometía;
he aprendido a juzgarla por el daño que ha hecho.
David Horowitz
















ern_solt_peq1.jpg

 

 

 

 

 

 

Nos hablan de “socialismo del siglo XXI”, y para nosotros, los venezolanos, la implantación del sistema socialista en nuestro país resulta novedosa “Nunca ha existido socialismo en Venezuela, y debemos resistirnos”, piensa erradamente nuestra supuesta oposición. Otro tipo de adversarios al gobierno, pertenecientes a corrientes como la socialdemocracia o el marxismo, niegan la naturaleza izquierdista del chavismo. Quienes nos consideramos liberales no lo negamos: este gobierno si es de izquierda. Pero quien piense que los gobiernos socialistas son una novedad en este país se equivoca, y bastante.           

 

Mientras tanto el término “derecha” se encuentra desprestigiado en Venezuela  (¿y por qué no decirlo? En el mundo). Incluso los anti-chavistas más acérrimos marcan distancia con el término.  Afirman que son “de centro”, o que “la división entre izquierda y derecha es obsoleta”. En el fondo se sienten de derecha, pero les da vergüenza admitirlo. Lo peor es que tampoco se han dado cuenta que son izquierdistas moderados. El liberalismo es la verdadera opción ideológica al socialismo, pero nuestra respetable oposición no sabe, en su mayoría, “con que se come eso”.

 

La propaganda izquierdista, difundida desde comienzos de la guerra fría, la cual equipara fascismo con derecha, metiéndonos a nosotros, los liberales, en el mismo saco que a los neo-nazis (concepción bastante equivocada y prejuiciosa) ha terminado siendo creída por los mismísimos adversarios a doctrinas como el marxismo. Poca gente sabe lo que es evidente: que el fascismo y las dictaduras de izquierda se parecen muchísimo entre si, y que el liberalismo, la ideología de la libertad, es en realidad contrario a cualquier sistema totalitario, de izquierda o “de derecha”.

 

Si alguien dice que los gobiernos del bipartidismo AD/COPEI fueron de derecha está errado, muy errado. Ambos partidos, incluyendo la “conservadora” COPEI, Implantaron un estado paternalista y todopoderoso que nos convirtió en seres dependientes del estado, con una economía centralizada y planificada, con intervencionismo tanto económico como político que también entra dentro del socialismo. Más de un 50% de las empresas ya eran estatales desde hace más de 40 años. Fue ese paternalismo, y no “el imperialismo” o “el neo-liberalismo” lo que nos llevó a la quiebra. Fueron las estatizaciones y no las privatizaciones las que dañaron al país. Fueron las estatizaciones y no las privatizaciones las que dañaron al país.

 

Y fue el socialismo puntofijista el que preparó el camino para su radicalizado clon militarista del siglo XXI, con lo que difícilmente puede resultar una alternativa ante este.

 

A manera de Apéndice:

 

Muchas personas de centro-izquierda suelen marcar distancia con las dictaduras marxistas leninistas, y hablan del éxito de la socialdemocracia en Europa. Pero el modelo social europeo ha derivado en crisis como la atravesada por Inglaterra a fines de los 70, con el gobierno laborista (una recesión económica de la cual se salió gracias a las políticas liberales de Margaret Tacther). Estallidos sociales recientes, como los disturbios ocurridos en Francia en el año 2005 son causados por el estado, y no por el capitalismo. Recomiendo leer este artículo del compañero Larry Nieves: La muerte del modelo social frances

 

 
















ssxxi_banner_jdm.jpg